domingo, 21 de junio de 2015

Expedientes Warren - El Poltergeist de Enfield

Ed y Lorraine Moran Warren son famosos investigadores paranormales que además han publicado varios libros de sus casos relacionados con casas hechizadas o hechos sobrenaturales. Edward Warren Miney nacio el 7 de septiembre de 1926 y falleció el 23 de agosto de 2006 y era un destacado demonólogo, escritor y autor; mientras que su esposa Lorraine Rita Moran nacida el 31 de enero de 1927 es una médium y una experta clarividente. 



Juntos hacían un equipo de trabajo único en el tema del mas allá, fundando en 1952 The New England Society for Psychic Research (Sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra) abriendo su Museo del Ocultismo. Sus investigaciones están comprendidas en casi 10.000 casos paranormales durante su carrera y entre sus casos más famosos se encuentran la Investigación de Amityville, siendo uno de los primeros investigadores en pisar la casa luego de la horrible tragedia que allí aconteció; El Caso de la muñeca Annabelle y el Poltergeist de Enfield.



Éste último en particular es el que tocaremos ahora. Enfield es una ciudad inglesa a las afueras del norte de Lóndres que en una noche de verano del 30 de agosto de 1977 sucedió un hecho aterrado y sobrenatural. La familia Harper estaba integrada por la madre separada llamada Peggy de 40 años y sus cuatro hijos: Rosa de trece años, Janet de once, Pedro de diez y Jimmy de siete. En dicha fecha Pedro y Janet, quienes dormían en la misma habitación, comenzaron a notar que sus camas se movían, los niños comenzaron a gritar y Peggy fue en su rescate. Los niños le dijeron lo sucedió a lo que su madre pensó que se había tratado de una pesadilla y no les presto mucha atención, pero si se quedo hasta que se volvieron a dormir.


La noche siguiente el suceso se volvió a repetir pero esta vez fue Peggy quien vio cómo las sillas de la habitación de sus hijos se movía unos cincuenta centímetros de distancia. Fue e intentó colocarla en su lugar pero a los pocos segundos volvió a moverse como si tuviera vida propia. Eso sucedió a las 9:30 P.M. Peggy acudió a sus vecinos, quienes constataron que se escuchaban golpes misteriosos, asi que se dispuso a llamas a la policía, pero ésta última no pudo hacer nada. 




Al día siguiente y casi a la misma hora, los juguetes de los niños fueron arrojados por el aire por una mano invisible. Los vecinos preocupados llamaron a la prensa y los redactores del diario Daily Mirror enviaron a un fotógrafo llamado Graham Morris, el cual recibió una pieza de lego en la frente lanzada desde presumiblemente de ningún lugar cuando intentaba tomar una fotografía y el reportero George Fallows hizo un reportaje especial e indico que el caso parecía autentico así que se pusieron en contacto con la Sociedad de Investigación Psíquica, la que envió a uno de sus miembros, Mauricio Grosse, un renombrado ingeniero y consultor. Unos días más tarde, Guy Playfair llegó a Enfield para ayudar a Grosse.





Los lanzamientos y las caídas de objetos prosiguieron en presencia de ellos. La situación cada vez empeoraba así que llamaron primeramente a Lorraine Warren, quien tuvo un trance y afirmó que la actividad sobrenatural se había centrado en la pequeña Janet y que habían muchas entidades que enviaban su energía a las auras de Janet y de su madre Peggy. La llegada de la médium al lugar pareció tener un efecto de calma sobre la familia y durante unos días las manifestaciones cesaron casi totalmente.




Durante la noche de 8 de septiembre de ese año, Grosse y tres reporteros que vigilaban oyeron un ruido en el dormitorio de Janet. Al subir a la habitación, vieron que una silla que estaba ubicada al lado de la cama de Janet había sido lanzada por el aire unos dos metros de distancia. En ese momento Janet estaba dormida y nadie había visto el movimiento de la silla. Pero luego de una hora volvió a ocurrir y esta vez uno de los fotógrafos logró tomar una fotografía del evento. El 10 de septiembre, el caso del poltergeist de Enfield salió en la primera página del periódico Daily, pronto la radio LBC de Lóndres se hizo eco de la noticia y esa misma tarde, Grosse, la señora Harper y sus vecinos participaron en un programa de TV. 




A finales del mes de octubre, la actividad paranormal había comenzado a tornarse peligrosa para los habitantes de la casa. Los muebles cambiaban de lugar, las cobijas de las camas eran arrancadas y charcos de agua aparecían y desaparecían como por arte de magia. 




Luego hechos más peligrosos ocurrieron como la rejilla de la chimenea que cayó sobre la almohada de Jimmy, muy cerca de su cabeza, luego un radiador de gas fue arrancado de la pared. También sucedían incendios espontáneos en distintos lugares de la vivienda y se extinguían solos sin dejar manchas o quemaduras.




Mauricio Grosse y Guy Playfair trataron de comunicarse con lel ente por medio de golpes y raps, experimento a  través del cual lograron saber que la fuerza paranormal que allí existía había habitado la casa durante cincuenta y tres años. Más tarde, los niños vieron siluetas y sombras en la casa. Frente a numerosos testigos, el ente sacudio un poco a las dos niñas y dejó un mensaje diciendo que no se iria.




Pensando que el poltergeist podría ser obra de Rosa y de Janet, la Sociedad de Investigación Psíquica envió esta vez un equipo de investigadores al lugar de los hechos, pero no lograron encontrar ningún indicio de fraude. De hecho, quedó claro que todo giraba en tomo a Janet. Esta presentaba cada vez más señales de posesión, tales como convulsiones, trances, entre otros. Cualquier objeto en la casa era suceptible a salir volando.




En a inicios de diciembre, el poltergeist comenzó a realizar ladridos y silbidos y hacia una voz áspera y gruesa desde dentro de la pequeña Janet indicando llamarse Joe Watson. Luego cambió varias veces de voz y de identidad, insistiendo siempre que hablaba por una persona muerta. Al entrar en trance o posesión, había que agarrarla fuertemente ya que tenia una fuerza muy superior a la de su edad y a veces solía correr rápidamente a golpearse contra una pared mientras maldecía y decía obscenidades. Psiquiatras y doctores locales estudiaron a Janet y se le llegaron a realizar estudios laringográficos para descartar que las voces que salían de su garganta no habían sido fabricadas conscientemente por ella misma. Janet pasó seis semanas en Maudsley Hospital en Lóndres Sur donde experimentó pruebas precisas para detectar cualquier anomalía tanto física como mental, pero no se encontró nada y durante ese tiempo la actividad poltergeist de la casa cesó completamente. Más tarde volvieron a reanudarse, aunque de un modo más esporádico y menos violento.




El poltergeist empezó a mostrar otras actitudes y a atacar cada vez con mayor violencia a Janet, tratando de estrangularla con unas cortinas y persiguiéndola con un cuchillo que flotaba por el aire. El lugar empezó después a tener mal olor, los dos peces rojos fueron encontrados muertos en su pecera y aparecieron mensajes obscenos en los muros. Lorraine intervino nuevamente pero ésta vez junto con su esposo Ed  para cuidar las auras de toda la familia y la calma volvió por algunas semanas más.




Desde entonces, los sucesos sobrenaturales continuaron produciéndose de forma menos violenta, con apariciones furtivas de distintos personajes, entre los cuales hubo un doble de Mauricio Grosse. Janet tuvo que quedarse unos días en el hospital y durante ese tiempo la actividad del poltergeist desapareció por completo. En cuanto regresó, sintiéndose mucho mejor de salud, el fenómeno llegó a su fin.




Un médium holandés llamado Gmcling-Mey puso fin, en forma definitiva, a las manifestaciones después de realizar una intervención en el plano astral. Finalmente en el mes de abril de 1979, todo terminó.



Como una curiosidad para los cinéfilos, para el año 2016 se estrenara la continuación de Annabelle y The Conjuring (El Conjuro), titulada The Conjuring 2: The Poltergeist of Enfield, donde contaran la historia aquí contada de manera más terrorífica por ser material Hollywodense.

4 comentarios:

  1. quisiera saber mas donde se encuentra ahora la muñeca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos! La muñeca Annabelle se encuentra actualmente en el museo ocultista de Los Warren en su propiedad en Connecticut, y es mundialmente famoso por su variedad de objetos oscuros y encantados.

      Eliminar
  2. Y donde están las pruebas ?? Esas fotos de niñas saltando y muebles amontonados no dicen absolutamente nada, lo que si es cierto es que los casos de los Warren son absolutamente falsos, es más ellos ni siquiera tuvieron participación en el caso Enfield.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcos, las pruebas del Caso Endfield son esas fotos, además de los testimonios de miembros de la familia Harper y del fotógrafo Graham Morris y el reportero George Fallows que lo catalogó como un caso auténtico, acompañadas de algunas grabaciones que se pueden encontrar en la web en la actualidad. Cada quien tiene su opinión y se respeta, desde luego, pero por la cantidad de casos con los que se les ha relacionado, no se puede decir que son falsos. En éste caso especialmente, sirvieron como importantes asesores en lo paranormal. ¡Gracias por comentar al respecto Marco Antonio Correa!

      Eliminar